Cansada de parecer embarazada acude al médico y descubre que le queda poco tiempo de vida

Desafortunadamente hay enfermedades que nos atacan sin previo aviso y nos obligan a dar un giro completo en nuestro estilo de vida.

Carol Nicholas, una enfermera de 45 años fue diagnosticada con cáncer cervical cuando de una manera asombrosa y muy rápida su estómago comenzó a crecer de tal manera que las personas conocidas bromeaban con ella preguntándole si estaba en la dulce espera.

Desafortunadamente hay enfermedades que nos atacan sin previo aviso y nos obligan a dar un giro completo en nuestro estilo de vida.

Carol Nicholas, una enfermera de 45 años fue diagnosticada con cáncer cervical cuando de una manera asombrosa y muy rápida su estómago comenzó a crecer de tal manera que las personas conocidas bromeaban con ella preguntándole si estaba en la dulce espera.

También pensó en un principio que estaba sufriendo del síndrome de Peutz Jeghers, una enfermedad que causa el crecimiento de pólipos en el intestino, haciendo que estos se hinchen porque se llenan de gases.

Mucha gente también comenzó a mirarme el estómago mientras trabajaba y socializaba”.

Incluso Carol en varias ocasiones se sintió atacada por las críticas de familiares y amigos que la acusaban de ser una mala mujer, ya que no justificaban que ella estando embarazada fumara como si no estuviera en gestación.

Estaba en un bar bebiendo antes de Navidad y la gente me preguntaba por qué estaba bebiendo si estaba embarazada. Quería gritar que no estaba embarazada. La gente me miraba con disgusto”.

Ya cansada de tantas críticas, Carol decidió junto a su esposo Wes realizarse exámenes médicos para conocer el origen de aquel cambio físico en su cuerpo.

Pero lamentablemente los resultados médicos arrojaron que Carol padecía de cáncer cervical. Un tipo de cáncer que ataca el cuello uterino y los ovarios de la mujer específicamente.

Carol no dudo en someterse inmediatamente a una histerectomía con la finalidad de extirparse los tumores que habían aparecido. Pero desafortunadamente los médicos le informaron que el cáncer se había propagado por toda su parte baja del abdomen, causando metástasis y provocando la aparición de otros tumores.

Tras la agresividad de la propagación de la enfermedad los médicos le advirtieron que solo podrían ofrecerle tratamientos para una mejor calidad de vida. Su pronóstico de vida sería de cinco años.

Sorpresivamente uno de los tumores creció aceleradamente, en solo un par de semanas había duplicado su tamaño de apenas 10 cm a unos asombrosos 22 cm.

El cáncer cervical es una enfermedad que afecta el revestimiento de la parte inferior del útero. Sus síntomas más comunes están relacionados con el sangrado inusual.

Suele aparecer mayormente en mujeres menores de 45 años, especialmente en mujeres con sobre peso u obesidad, ya que la grasa conduce a niveles muy altos de estrógeno, una hormona asociada a la aparición de este tipo de cáncer.

Carol ahora que conoce la realidad que la aqueja, ha decido recibir quimioterapias y radioterapia, con el objetivo de alargar un poco más su tiempo de vida. Consiente de su estado, ha decidido hacer una campaña informativa para que las mujeres tomen previsiones sobre este tipo de cáncer.

Escuchar la palabra cáncer como paciente es muy distinta cuando la escuchas como enfermera”.

Ahora Carol vive una carrera contra el tiempo. Desde el diagnóstico de su enfermedad, Carol ha tenido más contacto con niñas entre 12 y 13 años, para invitarlas a vacunarse contra el VPH, ya que esta vacuna reduce en un 70% la aparición de cáncer de cuello uterino.

A pesar de saber que lleva una bomba de tiempo dentro de sí, Carol quiere dar lo mejor de ella a su familia, y ayudar a muchas mujeres a prevenir este tipo de enfermedad.

Comparte su historia especialmente con tus amigas, reconocer los síntomas de esta enfermedad a tiempo podría salvar una vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *