Las 5 mujeres que le hicieron la vida imposible a peloteros de la MLB

El que dos personas famosas se junten no significa automáticamente que sus vidas serán perfectas como en los cuentos.

Algunas terminan al poco tiempo y dejan secuelas importantes y la vida marcada para toda su vida.

Aquí hay algunos ejemplos de peloteros que se fijaron en la persona equivocada (o viceversa) y tuvieron que sufrir las consecuencias.

Da pena ver como la vida de estas super estrella quedaron totalmente destruidas por culpas de estas mujeres.

5. Chuck Finley-Tawny Kitaen

La pareja se casó en 1997 pero en 2002 se ventiló que eran todo menos felices.

En abril de ese año, Kitaen tuvo duro problema con el ex lanzador de los Angeles, quien además pidió una orden restrictiva hacia ella.

Ese mismo año se divorciaron, su matrimonio llego a su fin.

4. David Justice-Halle Berry

Fue una de las parejas más mediáticas de su momento. Justice estaba en la élite del béisbol y Berry era una de las actrices más talentosas y mejor pagadas para la época.

En 1992 se casaron, pero el amor duraría solo cuatro años. Inclusive, Berry habría pedido una orden de restricción contra su ex marido.

3. Josh Beckett-Leeann Tweeden

La modelo Leeann Tweeden conquistó el corazón del ex lanzador de Grandes Ligas, pero también lo destrozó.

Según medios de la farándula, esta pareja terminó porque Tweeden fue muy «abierta» en una entrevista radial al hablar de su vida s-e-x-u-a-l con Beckett, a quien no le gustó mucho que su novia revelara sus mejores pitcheos.

2. Matt Kemp-Rihanna

El pelotero y la cantante estuvieron saliendo en 2009, pero en 2010 ya estaban tomando rumbos separados.

Kemp dijo que la atención excesiva que estaba recibiendo por parte de la prensa al salir con Rihanna terminó afectando la relación.

«Fue muy abrumador», llegó a decir el jardinero a los medios dedicados a la farándula.

1. Joe Dimaggio-Marilyn Monroe

El gran bateador de los New York Yankees conoció a la bomba sexy norteamericana en 1952 y dos años más tarde se casarían.

Sin embargo, la relación no duró ni un año. Después de la separación, DiMaggio recibió terapia emocional y dejó de beber, aunque se mantuvieron en contacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *